Seré una super abuela

Esa fue mi respuesta a la pregunta que me hice: ¿Cómo seré cuando tenga 70 años?

Hoy me vino a visitar mi abuela Gloria del Socorro Rodríguez Llach, alias La Tata Yoya. Ella se ve super joven, es de las que se agacha y se levanta como una quinceañera.
-Mamita se cree una pelá -le dicen sus hijas.
Ella a sus setenta y cuatro años va a la universidad. Sí, así como lo oyen, se llama Universidad Pontificia BINGO Barranquilla. El semestre es muy costoso, pero según ella siempre gana los exámenes y por eso la becan con “el cartón rey semanal”.

Recuerdo cuando mi mamá me preguntaba:
-¿Ajá Carolina como te fue en el examen?
Y yo le respondía:
– Mami pues, ni bien ni mal.
Bueno, ahora me doy cuenta que mi abuela tiene el mismo modus operandi.
– ¿Ajá tata como te fue en la universidad?
– Ni gané ni perdí.

Ella es muy estudiosa, esa mujer se quema las pestañas por leer tanto cartón. Lo gracioso es que casi nunca admite que estaba en el BINGO, su excusa siempre es:
-Estaba donde Margarita García Márquez (la hermana de Gabo) que me invito a tomarme el té .

Su puntualidad la caracteriza, el transporte la recoge a las 2 p.m. pero ella está impaciente preguntando la hora desde la 12 m.d. De los treinta días del mes, ella asiste quince, tiempo suficiente para consumirse el dinero de su pensión. El resto, ósea los otros 15 días, se la pasa en su otra actividad favorita, pescando.

Pescando: dícese de la acción de mover la cabeza de arriba hacia abajo y de un lado para el otro con los ojos cerrados y la boca abierta.

Esto lo hace mientras está frente al televisor. Ella contribuye a que el rating de Caracol en las tardes sea más alto que el de RCN. Gracias a que es fan número uno de “El Precio es Correcto” y “Do Re Millones”.
– ¡Ay! es que me recuerda mi época, esos programas los hicieron famosos Pacheco y Gloria Valencia de Castaño -Me dice.

La verdad es que aunque el televisor esté prendido 2 horas, los ojos de mi abuela sólo soportan consumir media hora de su emisión. El resto de tiempo, se la pasa pescando y a veces lo combina roncando.
-¡Ay! esa Carolina es que inventa ¿Yo, roncando? Lo siento mucho en el alma mija, pero yo no ronco- me diría.

Y ojo, ¡cuidado! Que no se les ocurra cambiarle el canal ni apagarle el televisor, porque inmediatamente se levanta y dice:
– ¡Nombe, nombe! No me quites mi programa que yo lo estoy “viendo”.

No se me pueden olvidar mencionar los culebrones, los cuales creo son los culpables de que mi abuela se enamore de los novios de sus nietas. Ósea si eres mi novio y estamos de pelea, el celular de mi abuela es 3218273944. ¡Llámala!  Ella siempre te dará la razón y te ayudará a arreglar las cosas.

“El Canal de las estrellas” es donde presentan sus culebrones favoritos. Ella adora esas novelas que dicen:
-No podemos estar juntos Sergio Miguel Santibañez.
– Por favor Marimar (¡Auuuu! Costeñita soy) no me dejes, yo te amo.

La Tata Yoya es una abuela cibernética.
-Caro ponme lo mío- me dice mientras me trae el Laptop.
Lo mío, es el Facebook. Le gusta ver las fotos de sus nietas, pero siempre hace clic donde no debe y cuando me llama para que la ayude, siempre encuentro más de 10 páginas abiertas y descargando 20 mil virus troyanos. Además, hace poco se enteró que yo me veo por Youtube las series y/o películas, y un día me dijo:
-¡Ay mijita! Ahí en el internet me puedo ver “La que no podía amar”, es que ayer no me vi como Ana Paula se volvió millonaria después de que el papá le dejara la herencia. (Seguramente se quedó dormida)

Adoro a mi abuelita, con todo y su mente anticuada que a veces no entiende mi mundo loco, la quiero. Ella toca el piano y me hace el coro, mientras cantamos “Solamente una vez”. Baila conmigo mientras escuchamos una papayera y dice cosas que nos causa risa a todos sus nietos como:

– Que plebedad, corrígete esa vulgaridad; Bótalo en el tinaco (caneca); Nojiñi (nojoda); La mierdana; Por mi papá y mi mamá (jurando); Tengo dos, dos noches que no duermo (Claro, si todo el día pasa pescando); Ofooo te hechaste un viento (peo); Recoje el nimalejo (cosa) ; te fijas.

Después de leer esto, salieron “Delijopi” su nieta y “La mua” su hija, a decirme que le agregara los siguientes dichos:

-Jé Jé Jé tú no respetas vé (cuando le hacemos maldades); Vae pué (tiene muchos usos); Mija todo el mundo tenía que ver conmigo, rubia natural, ojos miel y tronco de cuerpazo (cuando le decimos que tiene la nariz grande); Tillo que era malísimo (refiriéndose a mi abuelo, cuando le preguntas por qué tuvo tantos hijos) Malisimo=horney.

Además, mi abuela literalmente le tira los perros a el tipo que hace los domicilios de la tienda, miren su forma de conquista:
– Niño, ven acá papito, tráeme una bolsa de leche mi corazón – dice y cuelga, pero se queda pensando y vuelve a llamar.
– Anda mi vida se me olvido, también tráeme una Coca Cola litro. Me haces ese favor papito lindo, disculpa la molestia, que Dios te pague.

Ya me imagino a mi mamá, hermanos, tías, tíos, primos y primas riendo a moco tendido cuando lean esto. Y seguramente mi abuela buscará media hora el celular en la cartera, después sacará sus gafas y una libreta donde tiene apuntados los teléfonos, acercará y alejará el celular tratando de enfocar y marcará lentamente mientras dice los números en voz alta: -Tres, Doce, Cinco… Además ella no hablará, no, ella gritará como si estuviera hablando desde un teléfono público rodeada de buses pitando. Ésta sería nuestra conversación:
-¡Aló!
– Hola Tatica, ¿qué más?
-¡Aló! Habla más duro mija que no te escucho.
– HOLAAAA
-Ahora sí. Ajá mijita linda, ¿cómo estás? (Ella cree que el problema de no escucharme es del celular, no de sus oídos. Entonces cree que le toca gritar)
– Bien tata, ¿y tú?
-Anda Carolina ya leí tu artículo, me tienes a la burla pública, me han llamado hasta de Estados Unidos, verdaderamente ustedes no respetan.

Tata Yoya te amamos, y eres la musa de inspiración para mi próximo negocio.

La moda es lo mega, por eso dentro de 46 años, ustedes verán este letrero en el Km 10 vía Puerto Colombia: “Bienvenidos a el Mega Ancianato, Lunaticaro. Dónde antes de partir podemos aprender a volar”.

Tengo esa idea desde hace mucho tiempo, cuando empecé a darme cuenta que tirarle sapos en la cama a mi hermana mientras dormía no era de alguien tan normal. Desde aquel entonces supe que cuando estuviera vieja iba a estar loca, seré una vieja loca super chevere y con el paso de los años me he dado cuenta que muchos de mis amigos también lo están, así que la demanda de abuelos locos va a ser grande.

Esa mega construcción estará en una zona campestre, donde la naturaleza nos rodeará completamente. Tendrá lago, caballos, patos, perros, loros, canarios, pollitos, etc. Para que a nuestros nietos les encante visitarnos. Los cuartos serán decorados a nuestro gusto, para sentirnos verdaderamente en casa y lo mejor de todo serán los planes tendremos.

Todas las semanas habrán paseos diferentes, por ejemplo yo he dejado de hacer cosas porque prefiero hacerlas antes de “estirar la pata”. Hay que dejar lo más peligroso para lo último y así no correr tanto riesgo. Con 70 años vividos me gustaría tirarme en paracaídas; en una loma tirarme con una silla de ruedas al estilo Jackass; vestirme de monja y levantarme el habito; manejar un avión; hacerme un tatuaje y por fin fumarme una bareta (marihuana).

A los viejitos les tendré un dispensador de viagra en el baño, para que con la Harley que estará a su disposición puedan lleven a pasear a Dania Londoño (mujer de la vida alegre), quien en esa época tendrá sus 80 años pero que seguro todavía estará en el negocio del servicio secreto prepago.

Por eso si quieren ser unos super abuelos, aparten su cupo desde ya.

14 thoughts on “Seré una super abuela

  1. JAJAAJJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJA NO PUEDOOOO DE LA RISAAAAAA!!!!! TATA YOYAA TE AMOOOOO JAJAJAJAJAJAJ MARICA QUE DESCRIPCION TAN PERFECTAAAA

  2. Jajajajaja qué risa Caro, qué don tienes jajaja. Yo quiero ir al Mega Ancianato por favor, reservo mi cupo desde yaa “nojiñi”

    • La hacienda Nápoles le quedará chiquita a este proyecto de mega dimensiones. Y recuerda que tú estas trabajando duro pa “sacarme pieza” entonces ves comprándome el terrenito donde voy a montar mi ancianato. Porque si no… Ni pio.

  3. Espectacular, me imagino la emp… de Gloria, pero es la realidad. escribes delicioso, que es lo mejor de los ecritores , que lo cogen a uno y no se quiere despegar uno de lo que esta leyendo , sigue asi, y tendremos nuestra proxima premio novel de literatura, besitos , esta super el blog

  4. caro no te alejas para nada de la realidad jajjajjajajja es el vivo retrato de tu abuela ,ya me la imagino diciendoles(carajo ustedes no me respetan) jajjajajja te falto ‘ punetera pela jajjajajjaja , yo no digo nada no oyen concejo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s