Me asustan

Los hombres que me gustan. Porque sé que al mirarlos, me perderé como una tonta en el mar de sus ojos.

Se asustan los hombres a los que les gusto, porque al mirarme se pierden también, en la profundidad café de los míos.

Me asusto, se asustan. Y el resultado siempre será, un par de tontos.

¿A qué se deberá eso de que no pueda ser coqueta e inteligente con el hombre que me gusta, y que al contrario, con los que no, sea la más?

La más fría, calculadora y los otros síntomas de una cabrona. Pero con los que sí sea la más, la más tibia, delicada y con los otros los síntomas de una mujer enamorada.

Dos enamorados siempre serán un par de tontos porque aunque sus cabezas estén llenas de neuronas, al estar juntos, las mandan de viaje.

Por ejemplo las mías se van a Ibiza, y eso que el avión no da abasto porque son bastantes. Al principio el hombre que me gusta las mandas, porque luego yo las hago regresar.

Las hago regresar cuando ya lo he besado, regresan para no sólo quedarme en me gustas, sino para avanzar al te quiero, y por ultimo vencer con el te amo.

A todos nos asusta la persona que nos gusta porque sabemos que nos tiene en sus manos. Y no sólo nuestro cuerpo, sino algo aún más peligroso, nuestro corazón.

Nos asusta porque si diera un paso mal dado, lo podrían destruir. Dañarlo, y aunque después siempre se recupere, el temor de ser heridos de nuevo, no se va.

Pero aunque de susto, nadie debería huir del amor, porque ahí sí que verdaderamente serían unos tontos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s