Despecho platónico

Caro es en serio, lo amo. Realmente estoy perdidamente enamorada de ese hombre. Yo tenía rato que no sentía algo tan fuerte por alguien.
Dijo mientras su voz se entrecortaba por el llanto.

– Deja de llorar que me estas asustando. Esto tiene que ser una broma. ¿Cómo así que lo amas? Si ni siquiera lo conoces. Deja la locura.

Antes de escuchar esas declaraciones de “amor”, yo creía que las mujeres que deliraban por sus amores platónicos eran introvertidas, con baja autoestima y como en la vida real estaban más ponchadas que Sammy Sosa en el 98, les tocaba conformarse con enamorarse de imposibles; ya sean actores, cantantes o algún príncipe de Inglaterra.

Obviamente es muy normal que las personas tengan amores idealizados, en el mundo existen miles de clubes de fans, pero llegar al extremo de sufrir de desamor es un poco abrumador. Por ejemplo, yo desde niña era fan de Ricky Martin. Me negaba rotundamente a aceptar que sus movimientos de baile eran un poco raritos, yo lo excusaba diciendo: “Es que él baila sexy”. Já, já, verdaderamente que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Pero el sentimiento que yo sentía por él era un simple gusto físico y artístico  nada de amor y menos de despecho por no estar con él. Aunque lo mío con Ricky no llegó a final feliz, hace años terminamos la “relación”, pues me enteré que me engañaba. Me dio un “menudo” paro cardíaco cuando me confesó por Twitter que a él no se le mojaba la canoa, sino que simplemente tenía la canoa bien partia’ y profunda.. en el mar de los mariquitas, allá donde está el Titanic.

Por eso me pareció extraño que mi amiga siendo una mujer linda, extrovertida, agradable y con muchos pretendientes, me confesara que desde que comenzó Protagonistas De Nuestra Tele, se había enamorado perdidamente de un norte-santandereano llamado Johan Álvarez. Pero perdidamente es poquito, ella está más perdida que la mamá del Chaco del Ocho. Y para colmo de males es la propia “paganini”, esas mujeres que pagan por amor, lo digo porque le toca gastarse la mitad de su sueldo votando para que a su amado Johan no lo saquen del controversial reality, pues el muy “suertudo” anda con la moda Hugo Chavez, con la camisa roja todo el tiempo.

Mi amiga «FaNanatica» no se pierde un sólo capítulo, como una misma pendeja llora cuando él llora, ríe cuando el ríe, y seguramente se morderá el codo cuando su amor virtual besa a su novia … Sara Uribe.

Todo comenzó porque yo veía infinidades de mensajes donde ella apoyaba a su “pavasonso” en su estado de: Blackberry, de Facebook y podría asegurar que desempolvó el Hi5 y el Messenger para también poner sus mensajes de apoyo en dichas redes sociales en vía de extinción. Al ver esa avalancha de adoraciones, por curiosidad se me ocurrió decirle:
– Ajá, cual es tu pendejada, pareces boba gastándote la plata en eso.

Su respuesta fue el primer párrafo con el que comencé éste artículo. Luego de su expresiva aclaración, me puse en la Edwin mode“: “no lo puedo creer, no lo puedo creer”. El tema de su despecho platónico al ver a su ídolo sufriendo por otra (Sara Uribe), me causó mucha curiosidad. Por eso le dije que iba a escribir sobre ella y que le iba a hacer una entrevista. Entrevista que tendrá lugar a continuación.

– ¿Cuando comenzó tu amor enfermizo por Johan?
Le pregunté con un tono sarcástico.

– Pues al principio me parecía simpático, pero luego con su alegría, su sencillez, su picardía, su caballerosidad y don de gente, me enamoró.
Me respondió seria, muy seria.

– ¿Que sentiste cuando se cuadró con Sara?
Ahí presentí que su tono melancólico cambiaba y se transformaba en un grito de rabia.

– ¡Huy no me hables de esa perra, la odio! Es una estúpida, cuidado me dices que te cae bien porque dejas de ser mi amiga, o es ella o soy yo.

Después de eso no pude contener la risa y, mis carcajadas se aumentaban a medida que «FaNanatica» me insultaba diciéndome.
– No seas tan http Carolina, no te burles que esto es en serio, lo que yo siento es verdadero, te lo juro. Ni yo misma me lo creo, ando despechada, es más he llegado al punto que cuando me tomo mis tragos lloro por no estar con él, porque el no me conoce, porque él está con otra y no conmigo. ¡Lo amo!

Yo mientras tomaba aire y repetía en mi mente “gusfraba, gusfraba” para no agarrarla por el pelo y hacerla reaccionar, seguí con mis preguntas, aunque con una risita burlona de vez en cuando.
– ¿Qué sientes cuando ves la relación sentimental que mantienen los “pavasonsos” en la casa estudio?

– Estoy despechada Caro, si me hubieras visto cuando la estúpida de Sara no quería ensayar con él y se puso a llorar en el cuarto, mira yo me quería morir, lloré a la par de él. Odio a la perra esa, ella no tiene corazón, ósea Johan no es perfecto pero Caro ella no lo apoya. Es una “mosquita muerta” (metáfora usada para referirse a una mujer asolapada). Si él estuviera conmigo, yo lo apoyaría, lo contagiaría con mi alegría.

– Pero «FaNAnatica», dime la verdad. ¿Tú siempre has odiado a Sara?

– Bueno la verdad no, al principio no, de hecho yo me empecé a enamorar locamente de Johan cuando comenzó la relación con Sara, me parecía lindo su cariño, y yo era feliz porque él estaba feliz. Me encantaba la forma en la que él la trataba. Ahí vi lo buena persona que era él, y supe que era el hombre de mi vida. Pero luego cuando vi que ella sólo lo usó para llegar a la final del reality, me pareció que era una farsante. Ella no lo quiere Caro, no se lo merece.

Creyéndome la psicóloga empecé a analizar su situación y, la única explicación que encuentro es que “caras vemos, corazones no sabemos”. Me siento estafada, me metieron una amiga Freaky por liebre. Ahora me pregunto qué pensará Pipeton de su nuevo cuñado virtual.

Ella lo único que le pide al universo es conocer algún día a su amor platónico. Y estoy segura que lo conseguirá. Que Dios me libre de estar por ahí cerca, no quiero que cuando la vean gritando como una loca desenfrenada, la asocien conmigo. Yo creo que al único personaje famoso que me he acercado a saludarlo porque lo admiro y me siento agradecida con él, es a mi adorado Alvaro Uribe. Aunque bueno, seguramente si me ponen a Javier Barden en frente le planto un beso.

La verdad el amor que siente «FaNanatica» es entendible, eso es lo que causan los realities, producto de convivir día a día con los personajes, vives su vida. Lo diferencio con el sentimiento que uno podría sentir con un actor o cantante, pues creo que hacia ellos uno sentiría admiración por su talento. Pero un reality uno conoce la verdadera personalidad de su ídolo, y eso enamora.

Para terminar sólo me resta decir: “te queremos Nana, te queremos” … ¡Dios ayúdala!

Protagonista de nuestra tele

Protagonista de nuestra tele

4 thoughts on “Despecho platónico

  1. Jajajajajajajajaajjajajaajajjaajajaajajajajajajajajaajajajajajajajajjajajajaajajaajaa me orineeeeeeee! No puedo con estooooo!!! Aunq no todo es cierto bitch! Yo no soy freaky, te lo juroo jajajjajajajajjaajajaj y al reves , q puedo pensar yo de tu amistad si mira hasta donde llegaste pa burlalrte de mi… Y aclaro, pipeton no se quejara xq la mama de mis sobrinos, segun el, sera sara uribe! Te amo j!

    • Jajaajajajajajajajajajajjaajjaajajaj no puedocon estoooo, jajajajaaj me orinooo. Nana ya eres casi famosa, cada dia estas mas cerca de cucuta y de tu Jhoan amiga. Esto me marco la vidaa

  2. Aprovecho la oportunidad para decirte : caro vos sabes q sos mi amor platonico, quisiera q tu fueras la de mi silla, y q sara uribe sea la de mi raspa!!!(Tu me entiendes)

    Pd: esa hp de sara esta mas buena q el acumulado del baloto, pero tu tranquila mi caro, para mi sigues siendo la 9 millonaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s