Confunde y reinarás 3

> Por si no has leído la segunda y primera parte> https://lunaticaro.wordpress.com/2015/03/31/confunde-y-reinaras-parte-2/

Esa noche en su camarote, Adelaida no estuvo tranquila ni un solo segundo. No hacía otra cosa que pensar en él, en el mareo tan verraco que sentía por estar navegando todo el día. Para ella, la situación que vivió en la proa no le causó extrañeza. Los hombres en su mayoría siempre se le abalanzaban por montón, unos incitados por su belleza, otros por su inteligencia, otros por su nobleza, otros por su dinero, otros por su poder, y otros, por  todas las anteriores.

A ella la vida le había dado mucho, demasiado para su gusto, uno sencillo y sin pretensiones que la hacía asombrarse con las cosas simples de la vida. Desde niña era distante a los lujos y costumbres de las cortes nobles de su natal Toledo. Mientras sus hermanas corrían despavoridas al encuentro de sus pretendientes con los mejores trajes traídos de París, ella  prefería quedarse en el inmenso jardín admirando atontada por horas, la rapidez de los colibríes al revolotear en las flores y chupar el néctar con dedicación.  No le gustaban los regalos, pues un día, descubrió que una muñeca nueva solo le producía una felicidad fugaz que se desvanecía minuciosamente al ritmo de las manecillas del reloj.

Tenía un espíritu arrollador, rebelde a lo cotidiano, distante a las exigencias de un círculo social sumergido en las apariencias. Mientras todas a su alrededor soñaban con casarse, tener hijos y ser obedientes a sus maridos, Adelaida quería viajar por el mundo sin ninguna atadura. Dejar a un lado los privilegios que obtuvo de gratis al nacer en un ceno pudiente, y aventurarse a lo desconocido, a lo inimaginable, a lo no controlable, a lo abismal y encantador de lo extraño, a la bienaventuranza y desacierto, a lo inexplorado.

El destino estaba escrito, y en él había un párrafo detallado que describía exactamente el momento y el lugar en el que estos dos seres especiales se tenían que encontrar. Fue en ese barco, donde un hombre con ínfulas de Don Juan y una mujer cansada de la falsedad, se miraron por primera vez.

Desde el primer encuentro, Pedro no hacía otra cosa que perseguirla para en cualquier momento, toparse con ella. Quería verla, necesitaba verla.

–          Señorita, ¿cómo está usted? – le preguntó al pasar a su lado- yo la veo muy bien- continuó diciendo- espero se sienta igual.

Y sin más, ella no pudo contener la sonrisa que para él sería la bandera de la victoria y la iniciación de que ese sería, el mejor viaje de su vida.

Era imposible no percibir lo asombrosamente guapo que resultaba Pedro para cualquiera que lo viera. Los músculos bien formados que se percibían debajo de su piel perfectamente bronceada, contrastaba con sigilo cegador con su cabello negro azabache, sus ojos color miel, y sus labios más enviciadores que el aguamiel.

A los pocos días, cuando se besaron, ella sintió un cosquilleo estremecedor que le retumbó en el corazón, deseaba seguir besándolo hasta que se le gastaran los labios. Y para él fue un beso inefable. En un momento tuvo que parar, poner sus manos en su rostro y mirarla a los ojos. Necesitaba percatarse de que lo que estaba sintiendo era real. Él había besado muchas bocas, pero ese día, al sentir como sus labios se juntaban a los de ellas con un ritmo magistral, sintió que nunca antes había besado igual. Y así, sin decir una palabra más, la siguió besando hasta el final.

Continuará…

Anuncios

2 thoughts on “Confunde y reinarás 3

  1. Pingback: Confunde y reinarás Parte 2 | LunatiCaro

  2. Pingback: Confunde y reinarás 4 | LunatiCaro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s