Los Mopichuvetrú

– Ay Mario Andréj papito, ¿poc qué peddiste el año?
– Vei mami y pocque iba sé, y pocque no estudié.
– Ya yo no sé que hacé contigo, tan bueno que era ese colegio.
– Ira, si toos esos profesores son unos cara e’ “Mopichuvetrú”.
– ¿De qué?
– De “Mopichuvetrú”. De mon%@, pic$@, chuc&$, verg$ y trol@”.
-¡Ay diojjj mío pelaito e’ mierda! – gritaba mientras lo correteaba con una chancleta en la mano- no quiero escuchá una sola mala palabra máj por la boca.
– ¿Vei Mami y por donde queréis que las diga entonces? , ¿y por el jopo? – gritaba el niño mientras corría por toda la casa.

Cuando escuché el primer cuento de esa familia me atraganté con un pedazo de pan y me estaba ahogando.  No podía parar de reírme, no podía.  Extasiada estaba, y no sólo yo,  sino el combo entero que aquella noche escuchaba a Maritza echar el cuento.  No sé si leerlo sea igual de divertido que escucharlo por eso les recomiendo que lean las palabras en voz alta y hagan la misma pronunciación.  Es decir,  les toca imitar el acento de una familia de Valledupar, los García, apodados en este Blog, los Mopichuvetrú. Mis artículos no se caracterizan por la vulgaridad porque aunque en mi vocabulario no falte un nojodaso y los acostumbrados modismo sexuales costeños, no soy tan vulgar, por eso en la gran mayoría de post trato de ser muy sutil, pero este, ustedes me perdonarán, pero este artículo tiene todas las vulgaridades habidas y por haber. El día que escuché esta historia la grabe en mi ipod con la intención de escribirla, eso fue hace un año. Hace pocos días por casualidad la volví a escuchar y bueno, este es el resultado.

Los Mopichuvetrú se tuvieron que mudar de la capital del Cesar para Barranquilla porque su hijo estaba descarrilado. Con 13 años, Marianito, como lo apodaban, andaba con tipos mucho mayores que él, que le prestaban la camioneta solo para oirlo hablar, mientras ellos escuchaban vallenato a todo timbal con una botella de Old Parr en las calles de Valledupar.  No los juzgo, porque creería imposible no dejarse enamorar por la picardía de un personaje tan particular. Además Marianito fácilmente podría pasar por un joven de 18 años por su contextura robusta.

La familia antes de mudarse decidió vender todos los muebles, porque casa nueva, todo nuevo. Un cliente había llegado a ver los aires acondicionados y estaba decidiendo comprar el primero de los tres antes de que Marianito interrumpiera en la conversación que tenía su papá con el comprador.

– ¿Y me imagino que el aire enfría bien y todo no?

– ¿Enfría?- diji Marianito que acababa de entrar a la casa- Vei eso no enfría una cagá.  

– Como se te ocurre Mario Andrés, si el aire está en perfecto estado- Dijo el señor García.

– ¡Vai a hablar tu Cagá! Vei si eso lo acabái de pintá,  eso estaba era amarillo ve, amarillo. -decía señalando el aire con sus dedos regordistos con forma de tamarindo- Eso no le cabía el mugre. Ve si eso botaba era un aire ¡calieeennnte! Tú lo que estás haciendo es un mal negocio,  eso sí es antiguo ve. Yo te estoy es haciendo un favor.

– ¡Mario Andrés te vas para el cuarto ya!

– Vei y tu po’ qué me abrés los ojos a mí ve,  mentiroso,  embustero,  acabái de pintar eso porque ya no le cabía el amarillo.  Vei si eso es casi una reliquia, tú lo tenéis es que vender en un museo.

Dice Maritza que el papa no lo podía creer. “Él me decía: Imagínate Maritza yo con una vergüenza con ese señor, le abría los ojos a ese pelao y era peor”.

Ya en la Arenosa, el niño no duró en su nuevo colegio ni un día. La Monja que lo llevó a conocer las instalaciones, tenía el credo en la boca cada vez que Marianito hablaba.

– Bueno, estos son los cursos… y esta es la cancha de futbol, aquí puedes jugar

– Nojoda, que culo e’ cancha que no vale mondá.

– ¡Ay Dios mío!

– Eche, este colegio no vale verga,  culo de canchita cagá ahí ve.

– ¡Ay Dios mío!

* Ay señor García es que yo le tengo una queja de su hijo.

* No puede ser madre ¿Y ahora que hizo el vergajo ese?

* Es que yo le estaba haciendo el tour por el colegio y ese niño salió diciendo que la cancha no valía -hizo una pausa- que la cancha no valia un “miembro”, y que este colegio no valía… lo de allá abajo.

* Ay jueputa pelao de mierda, ¿de donde habrá salido tan boca sucia nojoda?

* Lo lamentamos Sr. García pero no lo podemos aceptar en el colegio.

* No, no, no se preocupe madre que yo lo ajuicio, deje que ese pelao vergajo llegue a la casa pa’ que vea que lo levanto a correa nojoda.

Raisa García, hermana de Marianito trabaja con Maritza en la empresa. Nos contó que Raisa tambien era una vulgar de tiempo completo en la oficina, tanto que ella la llamó a regañarla porque a cada rato decía: “Ay me enverguerejé” cuando estaba estresada y tenía miedo que se le saliera con un cliente.

– Oye Raísa, ¿pero tu por qué eres tan vulgar?

– Joda Maritza yo no sé, pero yo estoy pensando a creer que es por mi papá.

– ¿Aja y por qué lo dices?

– ¡Joda!  Culo de man boca sucia. ¿Quieres saber cómo me enseñó ese man a manejar a mí?

– Aja Ray ¿Cómo?

– Joda, yo me monté en el carro cagada.  Ajá era mi primera vez y yo no sabía nada.  Y el man me dice:

“Bueno Raisa, esta vaina es así (Mete la llave en el encendido y la gira). Tú  coges esta mondá y agarras esta verga, echas esa monda pa’ allá atrás,  hundes esta verga y arrancas esta cagá,  te fijas que no venga ningún cara de mondá y aceleras esta verga”.

– Joda Maritza yo me quede en shock,  y el man me miró y me dijo:

“Aja,  y tú por qué no arrancas esta mondá”.

– Joda Papi porque la verdad lo único que entendí fue monda y verga,  es decir que no entendí una Mierda.

Risas descontroladas de mis amigas.

– Maritza mi papá es un personaje, pobre mi mamá que se lo tiene que aguantar, a él, a Marianito y a mí. Imagínate tú que un día llegó a la casa con una bolsa llena de cosas, y sacó un GPS. Empezó a decir que lo iba a poner en el carro etcétera, etcétera, y luego dijo que estaba feliz con su localizador, ¡ay! enseguida salió Marianito al ataque.

– Erda Papi tu si eres el tipo corroncho, ve y que localizador.

– Ve pero si yo sé que esto es un GPS,  ¿tu acaso sabes qué significa?

– No nada.

– Pues yo sí pelaito.  Eso quiere decir Global Positioning System, pero yo soy es colombiano,  yo no soy es gringo.  Eso en español significa localizador. Más corronchos son esos que se creen de las yunais y le ponen nombre en inglés a todo.  Ve, esos almacenes del Buenavistas y que Hello Kitty no sabeí ni lo que están diciendo.  Ombe ponéle: Hola Gato.  Totys Wear… Ponéle: El closet de toty.  Y q zoom…  Ponéle: Aumento.

Luego de la confesión y risas mutuas por doquier, Raisa le prometió a Maritza que iba a dejar de decir vulgaridades. En las próximas dos semanas efectivamente Raisa estaba cambiadísima, su vocabulario era muy decente, algo nunca antes visto en ella. Pero un día, exactamente un mes después de la promesa, Raisa se ennovió, y como al chavo le pasó. La gente de la oficina estaba corriendo para terminar un trabajo que tenían y había un bullicio estrepitoso, pero en un momento el caos cesó y todos se callaron,  y el silencio fue interrumpido por la voz de Raisa.

“Sabes qué Alberto José, ves a comerte un pastelito de mierda”.

– Ya me contaron Raisa que incumpliste tu promesa- le reclamó Maritza, que más que su jefa era su amiga.

– ¡Hombe que promesa ni qué culo! Y ahora con novio menos…  Ese cara e’ verga, ese perro hijueputa está hablando con otra pelá. ¡Ay! es que se salvó que le dije pastelito de mierda y no le dije de otra cosa.

Lectores, yo no sé ustedes, pero el propósito mío en este 2015 es conocer a los García. Estoy gestionando una visita, estoy completamente segura que ahí hay buen material. LOS AMO desde ya.cerveza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s