Obreros everywhere

image

“Huy bollito, no sabes como me estoy imaginando bañándote como a los gatos”…

Ha sido el único piropo de los miles que he recibido que no he entendido inmediatamente.  “Bañarme como a los gatos…  Bañarme como a los gatos”, iba repitiendo mentalmente toda la cuadra.  “Eche pero si a los gatos no les gustan que los bañen…” Pero cuando a mi mente se me vino la respuesta,  frené y me sentí ultrajada.

En su estado natural,  los gatos se limpian, lamiéndose cada centímetro de
su cuerpo…  A CADA INSTANTE.

Mi pan de cada día, como el la de la gran mayoría de las mujeres, es escuchar fiuu, fiuu por monton…  Soportar miradas encueradoras por doquier y oír innumerables frases célebres de grotescos poetas callejeros.  Es que es inevitable,  pareciera que para los constructores es un requisito indispensable para contratar obreros,  que en su hoja de vida salga experiencia en morbosear,  si no,  el edificio no se les vende.  Nadie sabe que están construyendo una vaina  ahí. 

Muchas veces son hartos,  asquerosos,  perturbadores,  tanto que dan ganas de cargar una smith & wesson en la cartera,  o mejor aún, meterla dentro del short con la cacha del revolver afuera para que ni se les ocurra decirnos palabra alguna.  Aveces son hartos sí,  otras nos sacan una sonrisa,  sí.  Pero de algo sí estoy segura,  el día que deje de escuchar piropos de cualquier índole,  me preocupare tanto que me convertiré en loba y empezaré a usar ropa Studio F.  A ver si los brillantes se reflejan con la luz y llaman a los grillos.

De los piropos que más me acuerdo por originales,  son los siguientes:

-Como está de avanzada la tecnología mamiiii… Que hasta las flores caminan. (Ese fue suave,  y algo trillado pero Top, me sacó una sonrisa).

– Mamita estas como la cajita de Corn Flakes, solo te falta el banano y la leche.  (Guache, bien guache)

– Ricura, en mi corral tu eres la yegua que más patea.  (Estaba en una cabalgata)

– Así me lo recomendó la nutricionista…  Bonito y rosadito. (Sin comentarios)

-Ay monita linda, estás como el BLASsbery, para darte de’o todo el día. (Fue una mezcla entre risa y…  Acelerar el paso a millll).

– Oiga Juancho mirela ve,  así es que me gustan a mi,  ni verde ni madura..  Si no bichona.  (No me miré el pantalón,  juro que no me miré).

– Uy mona cada que te veo, se me amontona. (…)

– Flaca hermosa, quisiera ser el sol que ilumina tu camino para darte todo el día. (Cara seria,  por dentro: Hp,  tienen más imaginación que yo).

– Y con ustedes,  la señorita Colombiaaa.. Sus medidas son 60.90.60   Lleva un vestido ajustado a la cintura… (gritado desde una tercer piso en construcción me describió mi pinta).

Estos 5 últimos han sido los más frescos,  puesto que los he recibido al lado de mi nuevo hogar donde,  como uno no se puede salvar de los obreros,  están construyendo una mole de edificio que parece nunca a acabar.

Frases hermosas, también he recibido. Esas que te dicen al oído y te derriten. Es más, en el fondo, todas quisiéramos un Caballero en la calle… Y un obrero en la cama. Grrr.

Anuncios

One thought on “Obreros everywhere

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s