Perfil Soviético

Alguna vez todos hemos vivido algo similar a lo que les pasó a los protagonistas de Hangover. Casualmente hoy me entere que «La Pucc» (Perr…sona Usada Como Carnada) y todo su combo se emborracharon de una forma tan absurda que ni se acuerdan todas las locuras que hicieron.

Todos los de la rumba terminaron en el apartamento de ella pero al levantarse vieron una cara extraña, una mujer se encontraba durmiendo en la sala. Ya me imagino la cara de desconcierto de «La Pucc», pero me hubiera encantado verle la cara a aquella mujer de: -¿Donde carajos estoy?”.

Nadie la conocía y como no se acordaban lo que había pasado no saben cómo llegó ahí, así que nunca supieron ni sabrán. Aunque a la «Pucc» luego la agregó al Blackberry una tal “Vivi, Soltera en Desorden” y se sospecha es la susodicha.

Hoy vengo a contar un absurdo fin de semana que ocurrió nueve meses atrás, hice un paseo al corralito de piedra y me lleve a «La Santa» para presentarles a mis amigos Cactageneros. Había una vez un grupo de chicos y chicas que después de un atroz aguacero decidieron salir sin imaginarse la noche tan loca que pasarían.

La primera parada fue en un bar que se llama Shots, nosotras éramos inocentes de la maldad que nos tenían preparada, o bueno solo yo, porque ella era una cómplice más.
-Caro pide el shot que quieras- me dijeron. Pero todos los nombres de los tragos tenían un doble sentido, por eso pedí el más suave, sin saber que ellos ya habían hablado con el Barman y me tenían “el tres pajazos” preparado.

De repente vi un tetero con un “chupo” muy viril. Sí, es lo que se están imaginando. Al verlo dije: -Oye la que pidió eso es una bárbara. Y empieza el Barman a gritar: -Carolina Padilla su pedido está listo- Recuerdo mi cara de shock.

Yo estaba completamente sobria y obvio dije:
-No, ni loca. A lo que mis amigos empezaron a gritar en coro: -Que se lo tome, que se lo tome. Al escucharlos todas las personas que estaban en el bar les siguieron la corriente y empezó la ovación. Al ver aquella barra brava que se había formado, ese shot se convirtió en un reto personal.

Como les había contado antes en el post “Pañuelos”, Yo no sufro de pena. Así que dije: -Va pa esa. Y me he tomado aquel “tetero” con el chupo viril repleto de crema chantiyi. Enseguida «El Paparazzi» sacó su Nokia última generación y retrató aquel “momento kodak”. Ellos tienen ese material guardado como una reliquia, dicen que es su seguro de vida para poder actuar contra mí en cualquier caso de emergencia.

Salimos de aquel lugar y yo solo escuchaba: “Pásame, pásame la foto” Solo sé que el que las hace las paga y en el largo camino de la vida hay desquite, así que algún día mi venganza llegará.

Ya en Havana el mismo Cafe-Bar donde estuvo de rumba Hilary Clinton en la Cumbre de las Americas, a mitad de la noche acompañé a «La Santa» al baño y cuando ella abrió un de las puertas se encontró a dos mujeres; una estaba abrazando el inodoro mientras echaba el estomago por la boca llamando al señor Hugo, y la otra a la que llamaré «La Cachaca» era la que ayudaba a su amiga cuando ella le decía: -Agárreme el pelo, el pelo, el pelo. ¡Hugoooo, hugooo! Cómo en La pelota de letras de Andrés López.

«La Cachaca» con el cabello de su amiga en las manos volteo y le dijo: -Oiga cierre la puerta, no ve que está ocupado el baño. Y «La Santa» muy sutilmente le dice: -Anda disculpa, la puerta estaba sin seguro. -Si claro mal educada, costeña tenía que ser, CORRONCHA.
Le expresó en tono irritante.

Yo estaba lavándome las manos y al oír aquel insulto lo único que se me ocurrió fue agarrar la caneca de la basura, me acerqué al baño de «La Cachaca» y su amiga ya sin bilis, me incline un poco y por encima de la puerta les tiré aquella lluvia de papeles, diciéndoles: -Corroncha tu abuela, cachaca insípida. -Ay ay qué es esto, que asco- Gritaban.

Salen del baño queriendo descuartizar a «La Santa» pensando que había sido ella, pero me les puse enfrente y les dije: -fui yo y qué.

-Estúpida, como hace eso.
-Tú comenzaste insultando.
– Es que es verdad, todos los costeños son unos corronchos.
– Ajá y si tanto odias a los costeños que carajos haces aquí, largate y pa’ la próxima vete de vacaciones a Melgar.

Se acercaron tres “caballonas” (amigas de ella), y al ver aquel ejército me dio miedo, entiendan que soy flaquita y solo estábamos «La Santa» y yo.
-Cállate costeña corroncha.
Sentí como si me torcieran las tripas, agarré valor aun sabiendo que me podrían dejar calva del jalón de pelo y dije:
-Corroncha tu abuela, respeta nojoda, no estás viendo a éste PERFIL SOVIÉTICO que destruye tu cara de limón, amargada.
-Sí, muy perfil soviético y todo pero maquíllate Me reí, las mire de arriba a abajo, me vi en el espejo, me acomodé el cabello y les dije:
-A diferencia de ti, yo no lo necesito, porque lo que me falta de maquillaje, me sobra en personalidad. (La cantidad de maquillaje es inversamente proporcional a la belleza. Rayos ahora es que se me viene a ocurrir esta respuesta).

En segundos había llegado mi gente, varias caCtageneras se metieron en aquel rin de pelea. -¿Que es lo que pasa aquí?- Dijeron. Ya nos sentíamos seguras y ¡Oh sorpresa! cuando a mi amiga apodada «La Santa» se le salió el Chuki. Mientras ella salía del baño le metió un fuerte empujón a «La Cachaca» diciéndole:
-Guisa resentida, estás ardida porque fijo una costeña como yo te quito a tu man.
Todas nos quedamos en shock y dijimos:
-Jajajaja ah vaina Mimi.

Al llegar a la mesa y contar nuestra hazaña las carcajadas opacaron aquella música cubana que se escuchaba. La parranda duró hasta el amanecer, recogían las mesas y nosotros seguíamos ahí. Una señora estaba barriendo y la vi cansada, por eso le quite la escoba intentando ser una buena ciudadana que quería ayudarla con el aseo del lugar. Pero la música no me dejó y agarré la escoba entre mis brazos y empecé a bailar. Al rato viene la señora y me arrebata su implemento de trabajo con sevicia.

Nos echaron, y como la noche era joven entramos a otro bar. Ahí había unos instrumentos musicales solos, con cara de “ven y tócame”. «El Paparazzi», «Pipeton» que se creía Jimmy Hendrix , «La ex Santa» y yo conformamos el grupo musical: “Los perniciosos”. Nuestro concierto fue ovacionado por «Goku», «La Millan», «Vegueta» (el hermano de goku) y hasta el dueño del bar aplaudió nuestros desafinados acordes musicales.

Al rato nos volvieron a echar, seguimos caminando y nos encontramos a unos argentinos tocando guitarra en un anden. Me acerqué y empecé a cantar con ellos, al voltear estaban todos mis supuestos amigos a 10 metros de distancia riéndose de mí, salí corriendo para alcanzarlos pero ellos huyeron. El único que me esperó fue «El Paparazzi», así que mientras caminábamos los dos seguimos cantábamos: “Dicen que allá arriba, cerca a Manaure, en un paraje que le llaman la Tomita, se escuchan versos, se escuchan cantos… Ay nos lleva el viento, nos trae el viento”.

Por último llegamos a Mc Donald’s y cuando nos disponíamos a hacer el pedido. Llegaron el combo de cachacas y se ponen en la fila. A éstas costeñas les entró una risa incontrolable, la cara de la cajera era como diciendo: “Pelaitas de mierda son las cinco de la mañana, pidan rápido”. Ahora que lo pienso debí revisar aquella hamburguesa, fácilmente me la escupió.

Di media vuelta, me salí de la fila y me le puse enfrente a «La Cachaca»:
-Oye que haces aquí, deberías estar comiendo la comida rápida típica costeña; El chuzo… Desgranado. Por eso es que vives amargada, a ti lo que te falta es un buen chuzo costeño.

Faltó sacar la pistola y hacer tiros al aire como buena vaquera. La verdad no escuché la respuesta de «La Cachaca» ya que las risas colectivas de todos los costeños la opacaron. Pero nos quedó la satisfacción de habernos burlado en la cara de aquel par de mujeres, me sorprende la forma como la gente se amarga su vida y la de los demás. Que solo con hablar destilan hiel y pretenden que todos los que estén a su alrededor se aguanten su mal humor. Pues NO, conmigo se jodieron. Nunca dejes de reír porque no sabes quién podría enamorarse de tu sonrisa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s