Pañuelos

moco1

Son comúnmente utilizados para secar algo; lágrimas, sudor etc. Pero hoy están siendo útiles para detener mi flujo gripal.

Se saca un pañuelo blanco para pedir el indulto de un toro “victorioso” en una corrida. Se saca un pañuelo blanco para alabar a una celebridad como el Papa al pasar por una calle en su “Papa móvil”. Se saca un pañuelo blanco para llorar el mar que te deja un desamor. O se saca un pañuelo blanco para soplarte los mocos, corrijo, para los dos últimos no tienen que ser blancos.

Tener gripa es algo cotidiano, o gripe como científicamente se llama. Existen estudios que afirman que un ser humano a lo largo de su vida dura 36 meses con gripa (Mentira, eso me lo acabo de inventar para darle estatus a este tema). Me pregunto: ¿por qué nos da pena soplarnos los mocos? Pues es obvio, porque pierdes estilo. Hacer eso te hace ver inmundamente asquerosa. Es que no me imagino a Angelina Jolie con un pañuelo soplándose la nariz recibiendo los premios Oscar. Nunca he visto en ninguna novela o película que los protagonistas tengan gripa ¿será un “Tabú Latinoamerica”?.

Un día estaba en una exposición de historia en mi colegio, (¿Por qué siempre decimos: mi colegio, acaso lo compramos?) Ok, y tenía una gripa atroz. Me estaba ahogando en flujo verde, creo que me tocaba tragar diez veces por segundo, ya que nunca pasó por mi cabeza soplarme la nariz enfrente de tanta gente. Pasaba el tiempo y no me llamaban, por un momento pensé que iba a sonar la campana y mi sufrimiento acabaría, pero no, para mi desgracia a lo lejos escuché una voz que dijo: “el turno ahora es para Carolina Padilla López”. Respiré profundo, intentando desaparecer cualquiera obstrucción nasal y empecé a hablar, iba tartamudeando pero bien. Pasaron cinco minutos y mi nariz no aguantó más, me quedé sin voz, intentaba respirar pero tenía la nariz tapada, intentaba tragar pero tampoco funcionaba. No pude contenerlos, ahí venían como una avalancha sin control. El horror que viví al sentir que se me estaban saliendo los mocos fue espantoso. Agarre el PAÑUELO y como poseída empecé a soplar. Soplé y soplé tan fuerte que se escuchó hasta el más recóndito lugar de Barranquilla. Hasta que por fin salió aquel allien por mi nariz.

Como dijo mi gran amigo Pipeton: “Con @caropadi se pasa bueno o se pasa pena”

Desde ese día, no volví a ser la misma. La pena se me había ido. Me transformé en otra persona al escuchar mil carcajadas. Después de ese episodio me toco salir a salvar la situación y dije después de guardar aquel pañuelo “blanco”:
– Que alivio, por fin descansé.
Las risas se intensificaron, creo que la profesora me puso un 10 y me amó perdidamente toda mi vida escolar. Por compasión será.

Son las 12 del medio día, mi mamá me está llamando para que vaya a la cocina y me dice:

-Mira Carolina ven a ver como termino de cocinar y dejo todo limpio, ven para que aprendas y tengas éste apartamento ordenado. Ella no tiene ni idea que estoy escribiendo estupideces, que no sirven para nada, si no solamente para pasar este miércoles griposo un poco productivo.

Escucho a lo lejos:

-Ay la vuelvo a ver y se va, llena de juventud y me deja, sólo con mi vejez, se va- Acaba de llegar mi hermano, más yuquero que.. Más yuquero que.. NO, creo que no hay nadie más yuquero que él. Y además se cree cantante y futbolista, de esos que le “dan el hoyo” a Cristiano Ronaldo y Silvestre Dangond.

Me pareció chistoso, no lo podía pasar por alto.

¿Por dónde iba? A cierto, Pañuelos. Recuerdo cuando mi abuelito sacaba su pañuelo todo emperfumado, eso daba gusto, creo que esa moda se ha perdido. Los hombres deberían retomarla, bueno deberían retomar varias cosas, a mí por ejemplo.

Tener gripa a veces se convierte en el gran termómetro para el amor. Estas postrada en la cama, un panda tendría menos ojeras que tú, el rojos de tu nariz se podría comparar con aquel día que te echaste blush en un carro con poca luz, los pañuelos hacen una montaña al lado de tu cama, no te has bañado porque según tu abuela “te hace daño”; si estuvieras en la casa de paja de los tres cerditos, ya la hubieras destruido con tus estornudos. Y si después de presenciar todo esto tu novio te da un beso. Cásate, ese hombre está perdidamente enamorado de ti.

Se pueden experimentar orgasmos, estornudando, soplándose los mocos con sabrosura, quitándose lo tacones… Etc. ¡Vivamos la vida carajo!

Bueno ya me voy a almorzar. Agradezco que sólo estoy utilizando pañuelos “Familia-Para el cuidado gripal” y no para los demás usos que mencioné arriba.

Ésta es mi primera (entrada) al blog, y como dicen por ahí, “no hay mal que por bien no venga”, al estar postrada en mi cama con gripa se me ocurrió empezar a escribirLunaticaro’s blog. ¡Qué bueno golpe de suerte!.

Espero comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s